Repercusiones de la discapacidad en las personas

espejo-300x225

“Se dice que los ojos son la ventana de la mente. Los ojos de las personas, grandes y con mirada fija, describen el terror de encararse al desconocimiento a la necesidad de descargar sus miedos. No hay hipnótico que haga sentir a la persona abrigado, confortable, amado, seguro y en paz consigo mismo. La mayoría de las personas que reciben la noticia de discapacidad necesitan un bien control sintomatológico y en muchas ocasiones un buena asistencia psicológica”

Cuando un individuo se ve afectado de una discapacidad debe enfrentarse a una doble tarea:

Icono flecha  Todas las personas ante una situación de amenaza sufren un fuerte impacto emocional,que permite a la persona poder aceptar y adaptarse a la situación.
Icono flecha  En segundo lugar debe adaptarse a un nuevo estilo de vida distinto al que estaba acostumbrado, a una nueva situación

Todas las personas ante una situación de amenaza sufren un fuerte impacto emocional,que permite a la persona poder aceptar y adaptarse a la situación.

Todo individuo desarrolla sus propios medios para enfrentarse a este tipo de situaciones, medios que se traducen por una serie de reacciones más o menos útiles. Por eso mismo, las reacciones ante la discapacidad, generalmente es un ejemplo de su forma habitual de reaccionar al estrés.

RESPUESTAS EMOCIONALES MÁS FRECUENTES

miedo, ansiedad, tristeza, depresión, angustia, rabia, ira, apatía, llanto, abatimiento, desperanz.

Las reacciones emocionales en estas situaciones de amenaza son normales y no se consideran patológicas salvo que su duración, intensidad o frecuencia, sean excesivas e interfieran en el funcionamiento de la persona.

Estrategias de afrontamiento

Todas las personas ponen en marcha distintas estrategias de afrontamiento para poder hacer frente ante las situaciones de amenaza y conseguir el control emocional:

  • – Búsqueda de información
  • – Búsqueda de apoyo social y emocional.
  • – Búsqueda de ayuda dirigida a solucionar problemas.
  • – Centrarse en las emociones y desahogarse.
  • – Intentos por estar ocupada.
  • – Desconexión mental.
  • – Sentido del humor.
  • – islamiento o desconexión conductual.
  • – Renunciar a objetivos y metas.
  • – Reinterpretación positiva y crecimiento. Desdramatizar y utilizar un lenguaje realista y positivo.
  • – Negación.
  • – Aceptación.
  • – Religión.
  • – Preocupación ansiosa.
  • – Desesperanza.
  • – lgunas de estas estrategias son adaptativas ya que favorecen la adaptación y superación de la situación pero otras son desadaptativas.

El mecanismo de afrontamiento más adaptativo es el espíritu de lucha, que implica varias estrategias de afrontamiento activo con la intención de modificar y solucionar el problema, incluye acciones directas para intentar paso a paso el afrontamiento de la situación

“Sé desde hace mucho que la tristeza, la angustia, el dolor y la incertidumbre son parte de mi y que debo convivir con ellos como lo hago con mis piernas que se doblan, mis caderas que me duelen y mis manos que no obedecen como yo quisiera.”

La pérdida brusca o paulatina de una capacidad física es siempre una situación traumática y de crisis que, en muchos casos, es vivida como intolerable para el yo. Generalmente se homologa esta situación a un duelo.

Los siguientes síntomas son las repercusiones más frecuentes que vive el discapacitado en el transcurso de la enfermedad .La persona ante su discapacidad deberá enfrentarse a cambios en distintas esferas de su vida:

  • Cambios en las relaciones familiares (cambio de roles, disminución de la comunicación, relación enfermo/cuidador en detrimento de marido/mujer, modificación en los hábitos sexuales..)
  • Cambios emocionales: pueden ser sentimientos negativos: como sensación de impotencia, malestar, culpabilidad, soledad, preocupación o tristeza.
  • Consecuencias laborales : posible abandono del trabajo
  • Dificultades económicas: son frecuentes las dificultades económicas , tanto porque disminuyen los ingresos (al disminuir la dedicación laboral) como porque aumentan los ingresos ( al disminuir la dedicación laboral) , así como aumentan los gastos en adaptaciones al hogar.
  • Disminución de las actividades de ocio: (restricción de la vida social, cambio o abandono del trabajo, reducción de los ingresos económicos, etc.); y en lo relativo a su discapacidad/enfermedad
  • Inadaptación: peticiones imposibles, desesperación, manipulación, crisis de llanto violentas, angustia ante la situación

A todos estos cambios hay que sumarle las presiones internas del discapacitado, ya que limitarán su proceso de adaptación: el rechazo de ayudas técnicas, el sentimiento de vergüenza, el miedo al ridículo, a no ser aceptado y a estropear la velada a los demás, las “supuestas” miradas y comentarios compasivos de los demás, etc.

Siguiendo a J. M. Moreno Y Mª. L. Vega las actitudes que los otros muestran hacía las personas con discapacidad tienen gran importancia, que les afecta en tres niveles:

  •   En sus relaciones con sus iguales (amigos..) influye en como desarrolle su autoestima y en la socialización
  •   En las relaciones con los profesionales: como trabajador social, médico…profesores Todos ellos van a influir en la dirección que van a tomar en su vida.
  •   En relación con las personas discapacitadas: en ocasiones se tiende a la discriminación.

Actitudes frente a la discapacidad.

La manera como cada persona enfrenta esta situación, y pueda volver a ser alguien productivo, creativo, feliz, etc. dependerá de diversos factores:

  • – Factores previos de personalidad,
  • – Circunstancias externas,
  • – Apoyo o falta de el de parte del grupo familiar,
  • – Edad,
  • – Historia laboral previa,
  • – Tipo y grado de discapacidad.
  • – El resultado, en el mejor de los casos, de este proceso, será que la persona pueda aceptar su parte discapacitada al resto de su persona; integrar seguramente, no como algo valorado positivamente, pero que existe, sin apelar a mecanismos de negación poco saludables.

En relación a las actitudes que experimenta el individuo con discapacidad, dependerá de las ganas o no de luchar frente a la misma:

 a) El individuo pasivo, que no ponen ningún empeño en adaptarse a su nueva situación.

 b) El individuo motivado, que pone todo empeño en adaptarse a la situación que vive, poniendo en práctica recursos que le ayudarán aun óptimo enfrentamiento.

En su vivir diario, el afectado va sufriendo unas limitaciones físicas impuestas, y va desarrollando en ocasiones a la par unas limitaciones psicológicas que coartan su desempeño funcional. Dichas limitaciones psicológicas, que nacen de la propia persona, de su esquema cognitivo, en numerosas ocasiones son mayores que las de la propia limitación física. Puesto que parten de dos tipos de respuestas que corresponden al estado emocional en que se encuentre la persona: la no emisión de respuestas adaptativas, proceso que denominamos depresión, y la evitación de respuestas adaptativas, conocido con el término ansiedad.

Escoge tu actitud

  • – Aunque a veces no puedas escoger padecer o no una discapacidad, sí puedes escoger cómo vas a vivirla.
  • – A menudo, no podemos controlar cómo nos sentimos o cómo se manifiestan los demás o reaccionan, pero sí cómo vamos a responder nosotros.
  • – Escoger una actitud también supone cómo queremos sentirnos mientras convivimos con la discapacidad.
  • – Aceptar que cada uno elige su actitud, demuestra responsabilidad e iniciativa.
  • – Escoger una actitud y actuar como una víctima, es incompatible.
  • – a actitud que elija, puede mostrar lo mejor de mi mismo en la vida diaria, si elijo hacerlo, y también puedo disfrutar de lo que hago.

 

Tabla de actitudes
Tú eliges

ACTITUD DE HUIDA
(personas pasiva)
kkkkk ACEPTANDO LA REALIDAD
(personas pasiva)
– Puedo amargarme – Puedo pensar que el problema seguirá conmigo, pero eso no me impide luchar
– Buscar porqué me ha tocado vivir a  mí esto – Tratar de aliviarlo, salir de mi mundo de dolor y sufrimiento
– utocompadecerme – Disfrutar del encanto de las cosas, interesarme por los otros y ofrecer lo mejor de mí mismo/a, aceptando mi situación
– Dar vueltas siempre al mismo tema
– Pensar siempre que mi problema es lo más importante
– Cerrarme a mí mismo y esconderme del mundo

¿Seré feliz? ¿Solucionaré mejor los problemas?

Sentimientos complicados ante la discapacidad.

Son muy diversas las repercusiones en la persona con discapacidad; para Buckman, lo importante, no es clasificar las reacciones del enfermo como normales o anormales, sino como de adaptación o de inadaptación; es decir, si dichas reacciones le ayudarán al discapacitado a resolver sus problemas o por le contrario, agravan la situación.

Repercursiones emocionales

La persona que recibe el diagnóstico, muestra una respuesta emocional característica un periodo inicial de shock e incredeludad, seguido por un periodo turbulento de síntomas ansiosos y depresivos, ante una situación difícil que tiene su origen en:

  • –  Una percepción de amenaza importante para la propia integridad física o psicológica.
  •  – Una percepción de falta de recursos o un uso inadecuado de ellos.
  •  – Estados de ánimo inadecuados para afrontar la amenaza.

Las emociones que puede experimentar un discapacitado son numerosas:

 Ansiedad:

por el miedo a las limitaciones futuras. Es una emoción normal con una función activadora y protectora; así, ante un peligro o amenaza el organismo se moviliza exhibiendo actividad y tensión.

La ansiedad es desadaptativa

  • – Cuando se produce un incremento anómalo de la frecuencia, intensidad o duración de los síntomas.
  • – Cuando existe desproporción en la respuesta frente a la amenaza
  • – Cuando se presentan crisis de angustia, obsesiones y compulsiones.

Presencia de alteraciones del sueño secundarias a los efectos fisiológicos de una enfermedad médica.

Entre los síntomas que caracterizan al trastorno destacan:

  • – El insomnio,
  • – Hipersomnia,
  • – arasomnia o una combinación de todos ellos.

 Tristeza:

Es habitual que la tristeza se encuentre acompañada de baja autoestima, desánimo, aflicción, abatimiento y en ocasiones culpa e indignidad. Otra área de expresión de la tristeza es la psicomotricidad, la cual se caracteriza por una inhibición que trasciende a la expresión facial y sus movimientos.

La tristeza también repercute en le comportamiento del individuo, que se muestra más aislado, menos comunicativo y tolerante, pudiendo llagar al rechazo, generalmente pasivo, de los demás.

La persona ante la discapacidad percibirá pérdidas como:

  • – Pérdida de autonomía.
  • – érdida en la capacidad funcional.
  • – Pérdida de posibilidades relacionales
  • – Pérdida de control
  • – Pérdidas físicas: deterioro de la imagen..

La tristeza es desadaptativa:

  • – Cuando es de larga duración
  • – Gran intensidad.
  • – Afecta en gran medida a su conducta habitual.
  • – Cambio de apetito, del sueño y de la actividad psicomotora, falta de energía, sentimientos de infravaloración o culpa, dificultad para pensar, concentrarse, pensamientos recurrentes de muerte o ideación
  • – Perdida pronunciada de interés o de placer en la mayoría de las actividades.

 Miedo:

Paradójicamente, el miedo es una de las emociones más temidas, pero también más necesarias para la supervivencia. El miedo nos ayuda a detectar y evitar amenazas y que, por tanto, no sólo será vital para sobrevivir, sino también, para preservar un mínimo de calidad de vida.

Los miedos que suelen afectar con mayor frecuencia son los siguientes:

  • – Miedo al dolor físico.
  • – Miedo a la pérdida de la autonomía funcional.
  • – Miedo a volverse loco.
  • – Miedo a ser una carga.
  • – Miedo la separación de los seres queridos.
  • – Miedo al rechazo, al abandono y al aislamiento.
  • – Miedo a ser juzgado.
  • – Miedo a la soledad no deseada.

El miedo puede ser adaptativo:

  • – Miedo ante un peligro real.
  • – Respuesta fisiológicos momentánea: presión en el pecho, tensión muscular, tasa cardiaca elevada…

El miedo desadaptativo:

  • – Respuesta ante un peligro imaginario improbable.
  • – Respuesta fisiológica desmesurada y alargada en el tiempo.

 Fobia:

Siguiendo a Vallejo, la fobia comporta un alteración desproporcionada con respecto al peligro, la persona no puede explicarlo ni razonarlo, se encuentra siempre fuera de control voluntario.

 Agresividad y negativismo.

Algunas personas no desean saber nada de su discapacidad, se aíslan de los demás y se encierran en sí mismos, rechazando todo tipo de ayuda y queriendo hacer ellos mismos, de forma individual, frente a la misma, lo que da lugar en ocasiones a estados depresivos

Siguiendo J. M. Moreno Y Mª. L. Vega .En cambio, otras personas desean saber todo sobre su discapacidad, y como consecuencia de ello leen todo lo que cae en sus manos relacionado con la misma relacionado con la misma. En ocasiones les genera ansiedad y agresividad

La negación adaptativa:

  • – Reduce el sufrimiento, especialmente la ansiedad.
  • – Tiene carácter temporal y forma parte del proceso de adaptación global, con el objeto de darse tiempo para metabolizar la situación que ha de vivir.
  • – No dificulta que los demás le puedan ayudar.
  • – Utiliza para poder afrontar la situación la perdida de ayuda.
  •  – Es un anegación parcial (por ejemplo: respecto a la gravedad), pero no compromete la adhesión a los cuidados.

La negación desadaptativa.

  • – Extrema y persistente.
  • – Absorbe , mucha energía para mantenerla, reduciendo tiempo, atención e interés en otras áreas relevantes d ela persona.
  • – Impide tomar decisiones.
  • – Aun usándola persiste la ansiedad y se causan problemas añadidos (trastornos del sueño, desborde emocional, demandas de atención reiteradas..)
  • – Afecta de forma negativa a terceros
  • – Reacciones opuestas a las situaciones de pérdida: risa, euforia, comentarios humorísticos, verborrea , hiperactividad…

 Hostilidad.

Se puede decir que es un estado emocional que produce una activación que se puede contemplar como:

  • – Un estado emocional: que produce activación física y que posee unos correlatos fisiológicos característicos.
  • – Una sensación que afecta a la manera de percibir las situaciones y el mundo que nos rodea.
  • – Una forma de comunicación que nos proporciona información sobre otras personas y es capaz de producir efectos y resultados específicos.

La hostilidad adaptativa

  • – Es una expresión breve de enojo.
  • – Expresión relacionada con el motivo de ira.
  • – Se produce en el momento que surge la ira.
  • – Se suele manifestar sin grandes dramatismos.
  • – No busca culpables.
  • – Suele dar lugar a la reconciliación.

La ira, como expresión de la hostilidad adaptativa, sigue, un proceso característico:

  • – Fase de disparo: abandono de autocontrol, nerviosismo ,buborrea , manifestación hostil.
  • – Fase de enlentecimiento: disminución del nivel de agresividad.
  • – Fase de normalización: desaparición del comportamiento hostil y retorno al racional.

Cuando no siga este proceso se producirá una hostilidad desadaptativa con las siguientes características:

  • – Expresión prolongada de enojo.
  • – Expresión no conectada con el motivo de la ira
  • – parece desplazada en el tiempo.
  • – Se manifiesta con dramatismo
  • – Tiende a buscar culpables.
  • – Suele generar culpabilidad desproporcionad.

Las personas con discapacidad y su entorno se enfrentan cotidianamente con situaciones que generan tensión física y psíquica. 

Las tareas que para la mayoría de las personas son sencillas y rutinarias -como son caminar por la calle, tareas del hogar, sostener una conversación- pueden resultar para las personas con discapacidad, un obstáculo arduo y hasta insalvable. Las etapas evolutivas como: inicio de estudios, adolescencia, matrimonio, maternidad, que para cualquier persona suponen un aumento transitorio del nivel de stress, implican para una persona con discapacidad una agudización de la crisis vital, ya que tienen aparejada una nueva toma de conciencia de sus dificultades y posibilidades.

Estas condiciones, que actúan como factores predisponentes para la aparición de patologías físicas y psíquicas, nos llevan a postular la necesidad de trabajar en la prevención de las mismas.

Para poder enfrentar estas emociones es recomendable una búsqueda de información acerca de la discapacidad que nos afecta, mantener una vida social y sobre todo evitar la dependencia en las tareas de la vida diaria

Conclusiones
Para concluir, debernos decir que la sociedad refleja de alguna manera la historia de las formas de entender a la discapacidad y de las actitudes frente a las personas con discapacidad. Refleja también los cambios que se han dado, y que han ido de la caridad y la beneficencia, a la protección y rehabilitación, y de éstas a la integración, a la vida independiente y por último a la equiparación de oportunidades. Las actitudes han ido desde el rechazo y la segregación de las personas con discapacidad, a la exigencia del respeto de sus derechos civiles y a la autonomía personal.

Modificar la visión hacia las personas con discapacidad es un primer paso para lograr la integración. Escuchar lo que sienten, piensan y necesitan es importante para construir vínculos basados en la igualdad.

  • ¿La enfermedad en sí misma coloca a una persona en una situación de desventaja social?
  • ¿Influye la forma de reaccionar del individuo, de su familia y de la sociedad ante esa enfermedad, en el proceso de rehabilitación